El balance de la primera semana de paralización en el puerto de San Antonio

Han pasado seis días desde que comenzó el paro portuario y el diálogo entre los trabajadores movilizados y el Gobierno ha sido nulo. Con pérdidas diarias que rondan el millón de dólares, el conflicto no tiene para cuándo solucionarse y las partes involucradas no parecen ponerse de acuerdo sobre las distintas aristas del problema.

El gobernador provincial Mauricio Araneda fue enfático a la hora de hacer su balance sobre la movilización portuaria. “El balance de esta situación es negativo para la actividad portuaria y para toda la ciudad, ya que además de la interrupción de toda una cadena económica, se deteriora mucho la imagen-puerto que es muy importante y toda la ciudad termina dañada”.

A su vez, la autoridad provincial señaló estar un tanto esperanzado, ya que “al menos ya se sabe de trabajadores que se informaron como corresponde y quieren volver a sus labores”. Finalmente, Araneda no perdió la oportunidad para decir lo que piensa de la actitud que han tenido los dirigentes portuarios para sentarse a dialogar con el Gobierno: “Esta es por lejos la movilización más insólita que me ha tocado ver, porque siempre el grupo que quiere conseguir algo es el más dispuesto a dialogar, pero este no es el caso”.

Sin desgaste

De parte de los trabajadores movilizados, la palabra del dirigente Sergio Vargas se hizo sentir al señalar que “cada día que pasamos nosotros paralizados es un día de pérdidas para todos, incluso para nosotros, pero estamos dispuestos a asumir ese costo”. Según Vargas serían 15 los buques que en la actualidad se encuentran parados en las costas de San Antonio. Pérdidas importantes si se estima que cada buque generaría US$ 70 mil por día.

Además, Vargas planteó que están dispuestos a seguir luchando hasta que consigan una respuesta satisfactoria a sus dos demandas más importantes, el reembolso de los descuentos tributarios y una mejora en las condiciones del retiro anticipado. “Estamos fuertes para llegar hasta las últimas consecuencias si es por cumplir nuestro objetivo”.

Estas medidas de presión más radicales, señaló Vargas, irán siendo analizadas conforme pasen los días y dependiendo de la disposición del Gobierno para acercarse a las pretensiones de los trabajadores.

Asimismo, Sergio Vargas repite una y otra vez que el carácter del paro es pacífico: “no se ha quemado ni un neumático”.
Araneda, en tanto, dice estar en desacuerdo con esa aseveración pues a su juicio, “no se puede ser pacífico si hay 200 trabajadores de STI que quieren volver y no pueden ingresar”.

Por su parte, el Secretario de Negociación de Conflictos de la CUT, Cristián Cuevas, acusó un incumplimiento por parte del Estado con los portuarios. Anunció además que dentro de los próximos días se dará a conocer si distintas organizaciones de trabajadores de la región se suman a las movilizaciones en apoyo a los trabajadores portuarios.

Además, el senador Francisco Chahuán sostuvo una reunión con los dirigentes movilizados del Puerto de San Antonio, de STI, de los portuarios y de los trabajadores eventuales con el objetivo de buscar fórmulas que permitan destrabar el conflicto que mantiene paralizado el terminal marítimo de San Antonio y retomar el diálogo.

El legislador manifestó que procurará transmitir el lunes 1° de octubre al subsecretario del Interior, Rodrigo Ubilla, las alternativas definidas para lograr un acercamiento que haga posible avanzar hacia una solución, de manera de evitar “más pérdidas económicas al puerto y perjuicios a la economía local”.

Vale recordar que la movilización de unas 2.500 personas comenzó el 24 de septiembre pasado, a raíz del rechazo que provoca en los trabajadores del sector algunas modificaciones aplicadas a las pensiones de invalidez desde el 2010.
Fuente:mundomaritimo.cl

Deja un comentario

Tienes que iniciar sesión para escribir un comentario.