Archivo de diciembre de 2015

Terminal Puerto Arica dragará fondo marino del puerto para seguir cumpliendo estándares

Viernes, 18 de diciembre de 2015

Terminal Puerto Arica (TPA) iniciará el dragado de mantenimiento de los sectores cercanos a sus sitios de atraque con el objetivo de mantener las profundidades estándar de operaciones del recinto portuario y continuar recibiendo buques de mayor tamaño, informaron ejecutivos de la empresa a la intendenta de la región de Arica y Parinacota Gladys Acuña.

Hermann Gratzl, gerente comercial de TPA explicó a la jefa del Gobierno Regional que este trabajo se realizará debido a la pérdida de profundidad de los sitios del puerto producto de las corrientes, marejadas y otros eventos naturales que con el paso del tiempo quedan en evidencia.

Sostuvo que posterior al terremoto de abril de 2014, se efectuó una medición de profundidad, verificándose variaciones en los niveles en sectores aledaños a sitios de atraque. “Retirando un máximo de 15.000 metros cúbicos, se vuelve a condiciones estándar de operación, pues de no efectuarse esta maniobra se corre el riesgo de restricción de atraques, afectando al puerto y a la región”.

Al respecto, la intendenta comentó que una de las funciones del Puerto de Arica es cumplir el tratado de 1904 con Bolivia. Por tal motivo el terminal portuario debe estar sometido a distintos procesos de mantenimiento, y uno de ellos es la profundidad del calado de la poza de atraque que permite el ingreso de buques de mayor envergadura.

“El puerto se ha programado con un estudio de las necesidades que se requieren para trabajar en esta mantención, a través de la autoridad marítima. De esta manera, sus ejecutivos me han informado que el viernes (18 de diciembre) comenzarían los trabajos que tiene por finalidad mantener el estándar de calidad que tiene el Puerto de Arica”, puntualizó la máxima autoridad.

Dragado

La mantención se realizará trasladando el material acumulado en los sitios, a zonas de mayor profundidad dentro de la misma poza, aspirando el fondo marino mediante un sistema submarino con bombas que succionará material y lo trasladará mediante tuberías a una zona más profunda dentro de la misma poza, en un tiempo de trabajo de aproximadamente 40 a 70 días.